sábado, 9 de septiembre de 2017

RELACIONES: La ciencia del coqueteo y la búsqueda del amor

9 de septiembre de 2017 por Katherin Hernández


Los animales a través de los años han desarrollado técnicas de seducción para preservar sus especies como es el caso del alce que emite un grito para atraer a las hembras, el pavo real que muestra sus coloridas plumas o el puerco espín que orina a su potencial pareja. Lo mismo pasó con el ser humano, evolucionó sus métodos para identificar sus potenciales parejas y posteriormente consquistarlas llevándolas a relaciones monógamas.

La antropologa Helen Fisher dijo:
“Pero la decisión de elegir una persona quizá se basa en elementos culturales: la belleza y la juventud mueven a los hombres, y a las mujeres les impresiona la riqueza y la buena posición. Y si a ellos el amor les entra por los ojos, las mujeres son más sensibles a la palabra y los detalles. Eso tiene sentido: el negocio de la pornografía se apoya en los hombres y las mujeres se pasan la vida intentando agradar con su aspecto a los hombres… Durante millones de años, el hombre ha tenido que mirar bien a la mujer y tomarle la medida para ver si ella le daría un niño saludable.” Mientras, en el caso de la mujer se ve una mayor actividad en las areas del cerebro asociadas con la memoria y la rememoración, Y al principio lo no entendí, pero luego pensé que, durante millones de años, una mujer no podía mirar a un hombre y saber si podía ser un buen padre y un buen marido. Para saberlo, tenía que recordar. Tenía que recordar lo que había dicho el último día de San Valentín, cómo se había comportado con anterioridad.”

"Biológicamente, coquetear sirve para seleccionar parejas que estén dispuestas a invertir más y/o a comprometerse más", así lo indica Ezequiel Gleichgerrcht, investigador en neurociencias cognitiva.



Los científicos han descubierto que los mensajes se transmiten mejor por medio del lenguaje corporal, de forma que expresamos más con la comunicación no verbal. La ciencia que estudia esto, la cinesis, afirma que no más del 35% del significado social de cualquier conversación corresponde a las palabras habladas.

En general las mujeres cuentan con más de 50 gestos que utilizan para coquetear. Cuando una mujer se siente atraída se toca el cabello frecuentemente, se arregla la ropa, inclina ligeramente el busto, acaricia su muñeca, pestañea mucho, inconscientemente imita los movimientos de su opuesto.

Los hombres solamente usan alrededor de 15 signos de coqueteo. El hombre que siente atracción se acaricia el cabello, se inclina hacia la persona y ladea la cabeza.

Por otro lado los genes juegan un papel importante a la hora de elegir al "indicado". El primer beso resulta ser un mecanismo de exploración para comprobar si existe compatibilidad genética con la pareja, incluso existen estudios que sugieren que es determinante a la hora de terminar una relación romántica. Por esta razón muchas personas no quieren saber nada del otro después de un mal beso, a diferencia de otros que sienten química en exceso.

El olfato es otro factor que revela la compatibilidad sexual. Las mujeres pueden olfatear la compatibilidad genética de una pareja potencial, prefieren a los hombres que tienen una huella de olor distinta a la suya, especialmente cuando se encuentra ovulando ya que es el momento donde puede quedar embarazada más fácilmente.



Tal vez te interese leer:
La ciencia detrás del amor
¿Existe un amor verdadero?
La fórmula científica para que se enamoren de ti
12 frases de Julio Cortázar que te harán suspirar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

La Divaza vs Kika Nieto

18 de enero de 2018 por Katherin Hernández La pelea comenzó cuando la Divaza subió un vídeo llamado "El peor año de mi vida"...