viernes, 5 de agosto de 2016

Los cuentos originales detrás de Disney

5 de agosto del 2016 por Katherin Hernández

Los siguientes cuentos fueron editados por Disney con el fin de adaptarse a la audiencia infantil, a continuación te presento los fragmentos de las historias originales que incluyen violencia, canibalismo y otros temas fuertes, eso sin mencionar la pedofilia, ya que la mayoría de las princesas se casaron cuando eran apenas adolescentes o preadolescentes. 



El cuento de Blancanieves, originalmente de los Hermanos Grimm, es muy parecido al de Disney, con la diferencia del canibalismo y que al final le ponen zapatos de hierro ardiendo a la bruja obligándola a bailar hasta su muerte.
Un cerdito venía saltando; el cazador lo mató, extrajo sus pulmones y su hígado y los llevó a la reina como prueba de que había cumplido su misión. El cocinero los cocinó con sal y la mala mujer los comió creyendo comer los pulmones y el hígado de Blancanieves.

Entonces la mala mujer lanzó un juramento y tuvo tanto, tanto miedo, que no supo qué hacer. Al principio no quería ir de ningún modo a la boda. Pero no encontró reposo hasta no ver a la joven reina. Al entrar reconoció a Blancanieves y la angustia y el espanto que le produjo el descubrimiento la dejaron clavada al piso sin poder moverse. Pero ya habían puesto zapatos de hierro sobre carbones encendidos y luego los colocaron delante de ella con tenazas. Se obligó a la bruja a entrar en esos zapatos incandescentes y a bailar hasta que le llegara la muerte. 



La bella durmiente está basado en el cuento titulado Sol, Luna y Talía de Giambattista Basile, en dicha historia la bella durmiente es violada por un joven cazador por lo que da a luz, también incluye violencia y canibalismo.
Finalmente llegó a la habitación donde estaba Talía, víctima de aquel hechizo, y el rey, apenas la vio, pensando que estaba dormida la llamó. Pero la joven no se despertaba por más que la tocase y le llamase, así que deslumbrado por su belleza, la llevó en sus brazos hasta el lecho, y allí la amó tiernamente. Luego la volvió a dejar en el sillón de terciopelo y regresó a su reino, donde no se volvió a acordar en mucho tiempo de aquello que había sucedido.
Después de nueve meses Talía dio a luz a un niño y a una niña, que parecían dos joyas preciosas.
La reina, envió al propio secretario del rey, a decirle a Talía que quería ver a sus hijos. Talía los mandó con profunda alegría y entonces la reina, horripilante monstruo, ordenó al cocinero que los degollase y que se los diese de comer al marido, mezclados entre diversos platos guisados.
Al decir esto, ordenó que la reina fuese arrojada al fuego encendido para Talía, y con ella, al secretario que le había ayudado en el armado de ese fatídico espectáculo.



El autor de La Sirenita fue Hans Christian Andersen. La historia original es más profunda y espiritual, a diferencia de Disney, la Sirenita quiere convertirse en humana para tener vida eterna. En Disney le quitan la voz a la Sirenita cuando se convierte en humana, en el cuento sin censura siente un terrible dolor en cada paso que da, entre otras diferencias.
-¡…por consiguiente, quieres deshacerte de tu cola de pez! Y supongo que querrás dos piernas. ¡De acuerdo! Pero deberás sufrir atrozmente y, cada vez que pongas los pies en el suelo sentirás un terrible dolor. 
-¡No me importa -respondió la Sirenita con lágrimas en los ojos- a condición de que pueda volver con él! 
¡No he terminado todavía! -dijo la vieja-. ¡Deberás darme tu hermosa voz y te quedarás muda para siempre! Pero recuerda: si el hombre que amas se casa con otra, tu cuerpo desaparecerá en el agua como la espuma de una ola.

Cuando estaba con la Sirenita, el príncipe le profesaba a ésta un sincero afecto, pero no desaparecía la otra de su pensamiento. Y la pequeña sirena, que se daba cuenta de que no era ella la predilecta del joven, sufría aún más. Por las noches, la Sirenita dejaba a escondidas el castillo para ir a llorar junto a la playa.

Pero el destino le reservaba otra sorpresa. Un día, desde lo alto del torreón del castillo, fue avistada una gran nave que se acercaba al puerto, y el príncipe decidió ir a recibirla acompañado de la Sirenita. La desconocida que el príncipe llevaba en el corazón bajó del barco y, al verla, el joven corrió feliz a su encuentro. La Sirenita, petrificada, sintió un agudo dolor en el corazón. En aquel momento supo que perdería a su príncipe para siempre. La desconocida dama fue pedida en matrimonio por el príncipe enamorado, y la dama lo aceptó con agrado, puesto que ella también estaba enamorada.  

Al caer la noche, la Sirenita, angustiada por haber perdido para siempre a su amado, subió a cubierta. Recordando la profecía de la hechicera, estaba dispuesta a sacrificar su vida y a desaparecer en el mar. Procedente del mar, escuchó la llamada de sus hermanas:
-¡Sirenita! ¡Sirenita! ¡Somos nosotras, tus hermanas! ¡Mira! ¿Ves este puñal? Es un puñal mágico que hemos obtenido de la bruja a cambio de nuestros cabellos. ¡Tómalo y, antes de que amanezca, mata al príncipe! Si lo haces, podrás volver a ser una sirenita como antes y olvidarás todas tus penas.

Cuando el sol despuntaba en el horizonte, lanzó un rayo amarillento sobre el mar y, la Sirenita, desde las aguas heladas, se volvió para ver la luz por última vez. Pero de improviso, como por encanto, una fuerza misteriosa la arrancó del agua y la transportó hacia lo más alto del cielo. Las nubes se teñían de rosa y el mar rugía con la primera brisa de la mañana, cuando la pequeña sirena oyó cuchichear en medio de un sonido de campanillas:
-¡Sirenita! ¡Sirenita! ¡Ven con nosotras!
-¿Quiénes son? -murmuró la muchacha, dándose cuenta de que había recobrado la voz -. ¿Dónde están?
-Estás con nosotras en el cielo. Somos las hadas del viento. No tenemos alma como los hombres, pero es nuestro deber ayudar a quienes hayan demostrado buena voluntad hacia ellos.


El cuento de Caperucita roja está basado en La finta nonna, que en español significa la falsa abuela, en este el lobo le da de comer la carne de la abuela y la desnuda.

El hombre lobo llegó a casa de la abuela, la mató y puso la carne en la despensa y una botella de su sangre en el estante. 
La niña llegó, llamó a la puerta.
-Empuja la puerta, le dijo el hombre lobo. Está atrancada con paja.
-Buenos días abuela, le he traído una hogaza de pan caliente y una botella de leche.
-Ponlas en la despensa, mi niña, prueba la carne que está dentro y una botella de vino que está en el estante. Según iba comiendo, había una gatita que decía:
-¡Marrana, sucia zorra, que come la carne y bebe la sangre de su abuela!
-Desnúdate mi niña, -dijo el hombre lobo -y ven a acostarte conmigo.
-¿Dónde pongo mi delantal?
-Échalo al fuego, mi niña, no lo vas a necesitar.
Y de todas sus ropas, el corpiño, el vestido, la camisa, las medias, ella le preguntaba dónde las ponía. Y el hombre lobo respondía:
-Échalas al fuego, mi niña, no las vas a necesitar.Una vez acostada, la niña dijo. 
-Abuela, qué peluda es.
-Es para calentarme mejor.
-Abuela, qué uñas tan largas tiene.
-Son para rascarme mejor.
-Abuela, qué espalda tan ancha tiene.
-Es para llevar mejor mi haz de leña.
-Abuela, qué orejas tan grandes tiene.
-Son para oírte mejor.
-Abuela, qué agüeros de la nariz más grandes tiene.
-Son para aspirar el tabaco mejor.
-Abuela, qué boca tan grande tiene.
-Es para comerte mejor.
-Abuela, tengo ganas de ir afuera.
-Hazlo aquí, mi niña.
-Ay no abuela, quiero ir fuera.
-Bueno, pero no tardes.
El hombre lobo le ató una hebra de lana en el pie y la dejó ir. Cuando la niña salió ató el extremo de la hebra a un ciruelo del patio. El hombre lobo se impacientaba y decía:
-¿Pero es que estás cagando cuerdas?
Cuando se dio cuenta de que nadie le respondía se tiró de la cama y vio que la pequeña se había escapado. La persiguió pero llegó a su casa justo cuando ella entraba.


El cuento original de La Cenicienta es de Los hermanos Grimm. En el cuento de Disney a las hermanastras de Cenicienta no les calza la zapatilla, en el cuento original tuvieron que hacer unos pequeños ajustes para que el zapato les calzara bien. 
La mayor fue a su cuarto para probarse la zapatilla, acompañada de su madre. Pero no había modo de introducir el dedo gordo; y al ver que la zapatilla era demasiado pequeña, la madre, alargándole un cuchillo, le dijo: "¡Córtate el dedo! Cuando seas reina, no tendrás necesidad de andar a pie." Lo hizo así la muchacha; forzó el pie en el zapato y, reprimiendo el dolor, se presentó al príncipe. Él la hizo montar en su caballo y se marchó con ella. Pero hubieron de pasar por delante de la tumba, y dos palomitas que estaban posadas en el avellano gritaron: 
"Ruke di guk, ruke di guk;sangre hay en el zapato. El zapato no le va, La novia verdadera en casa está. "Miró el príncipe el pie y vio que de él fluía sangre. Hizo dar media vuelta al caballo y devolvió la muchacha a su madre, diciendo que no era aquella la que buscaba, y que la otra hermana tenía que probarse el zapato. Subió ésta a su habitación y, aunque los dedos le entraron holgadamente, en cambio no había manera de meter el talón. Le dijo la madre, alargándole un cuchillo: "Córtate un pedazo del talón. Cuando seas reina no tendrás necesidad de andar a pie." Cortóse la muchacha un trozo del talón, metió a la fuerza el pie en el zapato y, reprimiendo el dolor, se presentó al hijo del Rey. 

Si quieres leer todos los cuentos originales completos puedes leerlos aquí.

Tal vez te interese leer:
Guía para entender Doctor Who


El efecto Mandela

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El Caso Kampusch: estuvo 8 años encerrada en un sótano

19 de marzo de 2018 por Katherin Hernández Natascha Kampusch es una joven austriaca que fue secuestrada por Wolfgang Priklopil a la edad ...