miércoles, 3 de agosto de 2016

Ciencia: ¡Las plantas sienten dolor!

3 de agosto de 2016 por Katherin Hernández


Hasta la fecha hemos creído que las plantas no pueden sentir dolor, quizá porque así nos educaron o porque jamás se nos ocurrió pensar más allá de eso puesto que permanecen en el mismo lugar, pues permíteme contarte que estábamos equivocados.

Tiempo atrás se creía que las plantas eran incapaces de sentir dolor porque no poseían un sistema nervioso como el del ser humano o el de los animales, en los últimos años la ciencia ha descubierto a través de varios experimentos que esto es mentira, ya que las plantas poseen un sistema de defensa único. 

El Centro Nacional de Biotecnología del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) junto a la Universidad Internacional de Elche dirigidos por Roberto Solano, un prestigioso biólogo, realizaron un experimento con Arabidopsis thaliana en donde descubrieron que las plantas poseen una hormona del peligro llamada jasmonato, similar a la adrenalina de nosotros los humanos, llegando así a la conclusión de que las plantas evolucionaron permaneciendo inmóviles, por lo que tuvieron que desarrollar sistemas de alarma para sobrevivir.

El Smithsonian por su parte, tomó la planta comúnmente conocida como mimosa, esta tiene la especialidad de doblarse cuando la tocas como mecanismo de defensa, se le aplicó éter etílico para dormirla, después de una hora cuando se intentó tocarla nuevamente dejó de reaccionar a los estímulos externos.

En la Universidad de Freiberg de Alemania, el profesor Edgar Wagner conectó electrones altamente sensibles al tallo de una planta, después prendió fuego a una de sus hojas, la reacción de la planta fue emitir señales eléctricas que Wagner registró con una computadora, el mismo resultado que se obtendría al aplicarlo a un ser humano, sólo que en menores dimensiones.

Otro experimento se realizó en la Universidad de Missouri por los científicos Heidi Appel y Rex Cocroft, consistió en colocar orugas sobre unas hierbas del género arabidopsis, luego retiraron las orugas y dividieron a las plantas en dos grupos, a las primeras les pusieron láseres y espejos para imitar las vibraciones que emiten las orugas cuando mastican y a las del segundo grupo las dejaron en completo silencio. Cuando volvieron a colocar las orugas reales en las plantas, encontraron que las hierbas expuestas a las “vibraciones de alimentación” produjeron aceites de mostaza, un químico que repele a especies de insectos herbívoros, en mayor cantidad, con esto se demostró que las plantas activaron sus defensas al detectar amenazas.

Los resultados no se han dado a conocer como una verdad absoluta que deba ser difundida en las escuelas ya que obviamente se necesita mucha más experimentación pero ciertamente esto ocurrirá, estaremos frente a uno de los descubrimientos más importantes en toda la historia de la humanidad, implicando así un cambio de mentalidad y en los hábitos alrededor del mundo.

2 comentarios:

Debate presidencial y la verdad sobre AMLO

23 de abril de 2018 por Katherin Hernández El día de ayer se llevó a cabo el primer debate presidencial de las próximas elecciones. Algo e...