martes, 5 de mayo de 2015

La verdadera historia detrás de El Exorcista

5 de mayo de 2015 por Katherin Hernández

La película "El Exorcista" estrenada en 1973 se convirtió en un título de culto, lo que no todos saben es que está inspirada en un caso real de un niño poseído llamado Robbie.

La historia cuenta que en 1949 Robbie, de 14 años, pertenecía a una familia de origen alemán que radicaban en Maryland, Estados Unidos, simpatizaban con la iglesia lutero cristiana. El adolescente comenzó a utilizar una tabla ouija para comunicarse con su tía fallecida. A partir de esto su familia notó un extraño comportamiento que fue empeorando semana a semana, incluso llegó a romper las paredes. Se dice que un olor a excremento inundaba todo, sonidos que provenían del sótano eran constantes y objetos  cotidianos flotaban. Sus padres pidieron ayuda médica pero nadie era capaz de ayudarlo. 

Tiempo después acudieron a un pastor luterano, sin embargo se asustó tanto que les recomendó buscar a un padre católico. La familia contactó al sacerdote Albert Hughes, cuando éste visitó al joven el frasco de agua bendita explotó y los cirios lanzaron llamaradas cuando los encendió. Al ver esto pidió autorización al Arzobispado de Washington para hacer un exorcismo e internó a Robbie en el Hospital de Georgetown, dirigido por jesuitas y atendido por monjas. En ese lugar el niño fue atado  a la cama con correas donde permaneció tranquilo durante un tiempo. Al llegar el día del exorcismo Hughes entró a la habitación vestido con un birrete negro, estola púrpura y agua bendita, Robbie despertó violentamente y le ordenó quitarse la cruz que llevaba escondida. Comenzó a hablar en lengua semítica y aramea mientras en su pecho comenzaban a aparecer nuevos arañazos en forma de palabras. Robbie arrancó una pieza metalica de la cama e hirió al sacerdote haciendo una gran herida desde el hombro hasta la muñeca, el exorcismo fue suspendido, necesito más de 100 puntos para la herida.

La familia decidió llevarlo con unos parientes a Missouri, ahí fue visitado por el profesor de Teología Raymond Bishop y el sacerdote William S. Bowdern. Después de que revisaran al niño Bowdern pidió permiso al Vaticano para llevar a cabo el procedimiento.

No fue hasta después de que transcurrieran 30 exorcismos que lograron liberar al niño cuando el demonio pronunció las palabras "Christus, Dominus" (Cristo, el Señor). Robbie no recordaba nada de lo vivido durante ese tiempo. La habitación fue clausurada y cerrada, allí en el cajón guardaron el diario escrito por el padre Bishop, el cual fue dado a conocer en 1978 a solamente nueve sacerdotes y 39 testigos , ellos firmaron un documento en el que afirmaron que fue un caso de posesión demoníaca auténtica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Debate presidencial y la verdad sobre AMLO

23 de abril de 2018 por Katherin Hernández El día de ayer se llevó a cabo el primer debate presidencial de las próximas elecciones. Algo e...